La tarea del priismo en México fue forjar un esquema estable de gobernabilidad entre actores contrapuestos y asimétricos donde el PRI ofició de árbitro único