El gobierno de Peña Nieto decidió abandonar la retórica de guerra sin abrazar ni una retórica ni una política pública de paz