La política mezclada con los negocios fue lo que llevo al priismo a lo que parece ser la debacle